Novedades

25 agosto 2017

#CRÓNICA: Así vivimos el quinto aniversario de Dreambeach Villaricos


Dreambeach vuelve a consagrarse como uno de los mejores festivales del país con su quinta edición



Estábamos deseando ver cómo uno de los line-ups más variados y de mayor calidad del país este año tomaba forma. Dreambeach lleva ya cinco años siendo cita obligatoria para los amantes de la música electrónica en nuestro país, pero sobre todo para los amantes del techno y la bass music. Año tras año se han ido superando en cuanto a artistas y este año no iba a ser para menos, con un gran número de actuaciones exclusivas en nuestro país, artistas que nos dejan sin aliento y un gran abanico de subgéneros de música electrónica que hace que todo el público quede satisfecho, yendo del techno al drum and bass, pasando por artistas más comerciales e incluyendo géneros por los que se apuesta poco en el sur del país como son el trance o el hardstyle. Como era de esperar, Dreambeach volvió a conquistar al público con unas cifras de asistencia de récord hasta la fecha. Y así fue nuestra experiencia...

Comenzamos con la Welcome Party del viernes 11, en la que los cuatro escenarios del recinto daban la bienvenida con artistas como Dillon Francis, marshmello u Oliver Heldens que aportaron la electrónica en el escenario principal junto al afrotrap de MHD, Joris Voorn, Seth Troxler o Matador en la ya mítica Dreams Tent, lo mejor del hardtechno en la Bull Tent y el show especial de La Resistencia, que conquistó el corazón de los raveros más veteranos en el Open Air San Miguel, con el paso de artistas como Chimo Bayo, Raul Ortiz o Paco Pil, que trajeron a Dreambeach el mejor sonido remember y con el que disfrutamos de lo lindo. Dillon Francis era uno de los artistas más esperados por el público, y no decepcionó, con una sesión variada en la que dejó marcado su sonido moombahton y trap alternado con dubstep, reggaeton, bass house e incluso algo de psytrance o drum and bass. Le seguía Oliver Heldens, artista que ya enamoró al público hace dos años y que no defraudó, con una sesión de house muy fiel a su estilo y dando paso a marshmello, uno de los bombazos del festival. Este popular artista no dio ni un solo respiro, apostando por el trap más melódico pero también por el dubstep más contundente, haciendo las delicias de muchos.


Llegó uno de los días más esperados. El sábado 12 artistas como David Guetta, Noisia, Don Diablo, Modestep o Carl Cox fueron los encargados de hacer bailar a un público que sabía que sería una nnoche muy intensa. El día comenzó con ni más ni menos que dos horazas de Carl Cox a las 18:00, algo que ya parece tradición en Dreambeach. Tras ello nos fuimos a reunir fuerzas y prepararnos para lo que nos esperaba. Este día nos centramos mucho en el Open Air San Miguel, donde varias de las mejores actuaciones del festival tuvieron lugar. Comenzamos la noche con Delta Heavy, que nos hizo bailar muchísimo (quizá demasiado para lo pronto que era) con una sesión cargadísima de drum and bass y dubstep, donde clásicos y los temas más cañeros se unieron a la perfección en una de las mejores sesiones que pudimos presenciar. Tras ellos era el turno de uno de los grupos más esperados... Modestep entraba en acción. Muchos nos quedamos con las ganas de disfrutar su live en 2015 pero fue cancelado por motivos de enfermedad a última hora, por lo que este espectáculo nos sentó el doble de bien. Durante una hora Josh y Pat nos pusieron a prueba con uno de los shows más contundentes que hemos vivido jamás, donde el dubstep más brutal y el drum and bass nos dejaron destrozados. 
Por suerte luego teníamos a High Contrast, cuyo sonido liquid nos haría descansar un poco, pero por atraso del artista nos fuimos al mainstage, donde vimos finalizar a David Guetta con 'Titanium' y disfrutar del set de Don Diablo. El holandés nos hizo bailar de lo lindo con una de las sesiones más variadas que pudimos escuchar, donde future bass, dubstep, bass house y electro se unieron a la perfección. Al acabar nos preparamos para ver a Noisia, pero para nuestra sorpresa, High Contrast finalmente apareció. Lincoln nos hizo bailar con el mejor sonido liquid y jungle en una de las actuaciones más elegantes y ligeras que pudimos disfrutar en el Open Air San Miguel. Algo que vendría perfecto para lo que se nos venía encima... Los maestros Noisia hacían acto de presencia con su 'Outer Edges', uno de los mayores espectáculos audiovisuales de la música electrónica actual. Durante una hora solo sonó música original de Noisia y remixes a estos, que, junto con las visuales que acompañaban a cada uno de los temas, hizo que el público se sumiera por completo en lo que parecía ser una historia narrada con música. Sin duda, de lo mejor de todo el festival.

Una publicación compartida de Wololo Sound (@wololosound) el


Tras los holandeses venía Andy C, cargado con el mejor drum and bass clásico y actual y cuya técnica al mezclar usando vinilos nos dejó pasmados. El maestro nunca defrauda. Tras Andy C llegó Sub Focus, artista con el que disfrutamos pero cuya sesión nos supo a poco, siendo muy genérica y sin sorprendernos en absoluto. Por ello nos dirigimos a la Dreams Tent a disfrutar de Hot Since 82 y Loco Dice, que nos hizo disfrutar del mejor deep house melódico y buen techno para así tomar un respiro y llegar frescos a 12th Planet. El americano comenzó ni más ni menos que a las 7:20, y nos hizo bailar hasta bien entrada la mañana con un set de riddim por el cual aún nos duele la espalda a unos pocos. Mientras tanto, otra de las actuaciones estelares tenía lugar en el Brugal Stage. Headhunterz y Wildstylez hacían acto de presencia, pero al parecer, por motivos de logística y reajuste de horarios, Project One pasó a ser un 'back to back' de los dos artistas. Sin embargo, pese a esa inconveniencia de última hora, llegaron cargados con muchísimo hardstyle y hicieron disfrutar al público hasta las 9:00 de la mañana. El primer día había acabado y fue justo como lo habíamos pensado: demoledor y lleno de buena música. 

Y llegaba el que era por muchos el día más esperado. El día en el que Pendulum haría su primera actuación en live en España tras la vuelta del grupo completo. Ese día comenzamos con Mollie Collins, una de las sorpresas del festival. La joven británica ofreció una sesión cargadísima de jump up drum and bass, uno de los estilos más peculiares que recogía el cartel, con la que nos hizo bailar desde el minuto uno. Sin duda algo perfecto para prepararnos para lo que se venía. Momento de dirigirse al escenario principal. Tras esperar unos minutos, por fin llegó el momento. Rob Swire, Gareth, KJ Sawka y Perry suben al escenario y comienza a sonar 'Salt In The Wounds'. Se nos vino encima una hora de frenesí, que nos supo a poco. Faltaron algunos temas importantes como 'Crush' o 'The Vulture', pero eso no quitó que fuera estelar. Sin embargo, no fue el mejor live que pudimos presenciar. Justo al acabar nos dirigimos al Open Air San Miguel, donde daba comienzo Wilkinson. Cuando analicé su álbum hice mucho hincapié en que sonaba muy adaptado a su show en live, y no me equivoqué. Fue una completa maravilla. Junto a su MC de siempre Ad-apt, y la aparición de vocalistas como Youngman o Shannon Saunders, entre otros, nos brindó un verdadero espectáculo donde temas de su nuevo álbum y sus temas clásicos nos hicieron sumirnos en algo mágico, donde no solo temas melódicos sonaron sino que fue alternando con temas más cañeros como 'What' o 'Hit The Floor'. Tras el maravilloso live de Wilkinson, llegaba el turno de otro peso pesado del dubstep. Ni más ni menos que Barely Alive llegaba al escenario San Miguel con una sesión que empezó algo floja pero que levantó con el dubstep más brutal e incluyendo otros temas de otros géneros, creando así algo más variado y dinámico. Tras ellos llegaron Neonlight y Dub Elements, probablemente una de las actuaciones más cañeras de la noche, llena de neurofunk y del drum and bass más enérgico. con las que nos dejaron muy buen sabor de boca. 

Llegaba el hardstyle.  Durante toda la noche el ambiente en la Bull Tent había sido increíble, con un público que desprendía energía desde que comenzó Stereocode a las 20:00 hasta el final. Estos chicos pusieron la mejor selección de euphoric hardstyle hasta que The Beast Project cambiaron brutalmente hacia el raw. Después fue el turno de Audiotricz, sin duda uno de los dúos con más carisma y que más fuerte lo está pegando en la escema del hardstyle. Sus melodías conmovieron fácilmente a los asistentes de la Bull Tent y dieron paso al maestro Code Black. Un hombre que ya tuvo muchó éxito el año pasado en Dreambeach, cuando también vino. Su presencia en la discográfica del gran Brennan Heart, que aparecería más tarde, es indispensable, y así nos lo hizo saber mediate su música en el festival almeriense. Luego vino Noisecontrollers, un clásico y aun a auténtica leyenda en el panorama del hardstyle. Con la reciente formación de su nuevo sello discográfico, 'The Spirit Of Hardstyle', puso una selección perfecta e incluso adelantó algún tema nuevo que otro. Incluso, cuando se acercaba el final, se le unieron los chicos de Audiotricz  como MCs, a la vez que Atomozfears se subía antes a la cabina para hacer un precioso b2b juntos. Más tarde tocaba un grande, Brennan Heart, que con su increíble dominio de las melodías nos hizo bailar y cantar durante absolutamente todo su set. Un genio al alcance de muy pocos. Gunz For Hire ponían la nota raw a este festival, con su show 'Armed & Dangerous', en el que pusieron un montón de temas nuevos, entre los que se pueden destacar 'Pussy Lovers' o el magnífico 'Lions'. Radical Redemption iba más allá y hacía un brutal set, a gusto de los más rawheads del lugar, con un montón de furia y kicks destructivos, hasta que llegó Angerfist, con quien se puso a hacer de MC, dejando de lado el gran trabajo que hizo MC Villain durante casi toda la noche. Angerfist puso una bella selección con elementos mainstream, pasando por oldschool. industrial en incluso uptempo y terrorcore. Sin duda un gran punto a favor la apuesta por el hardstyle que Dreambeach ha hecho este año, algo que es sorprendente teniendo en cuenta el poco público de hardstyle y hardcore que hay en Andalucía. Una prueba más de cómo Dreambeach juega a atraer al público de todo el país.


El domingo llegaba a su fin y nuestro cuerpo ya notaba el cansancio, pero aún quedaba un día más. El lunes 14, por segundo año consecutivo, la fiesta de elRow tomó el mainstage. Con Pan-Pot comenzando la noche, el techno conquistó el último día de Dreambeach, al igual que el año pasado, con artistas como De La Swing, Nastia o Marc Maya. Mientras tanto, en la Dreams Tent se reunía una peculiar mezcla de estilos. Comenzó la noche con Fant4stik, que nos hicieron saltar desde el minuto uno ofreciendo un espectáculo de frenchcore y hardtek que nos dejó demolidos. Justo después llegó Borgore, quien apostó fuerte por el dubstep y el bass house pero cuya sesión acabó torciéndose para un big room comercial que, en pleno 2017, nos suena muy vacío. Era turno de Chase & Status. El dúo británico comenzó con grime y dubstep durante los primeros 30 minutos y luego apostaron fuerte por el drum and bass. Pudimos escuchar mucho de su nuevo disco, pero comparado a artistas como Andy C o High Contrast, su sesión nos pareció bastante floja. Tras ellos, otro de los artistas más esperados llegó. Al belga Netsky le teníamos muchas ganas tras su sesión de Tomorrowland, y no defraudó. Apostando por ritmos melódicos, drum and bass, drumstep y future bass, hizo una de las sesiones más variadas que escuchamos en todo el fin de semana. Tema tras tema nos conseguía enamorar, y la manera en la que alternaba estilos era una verdadera maravilla. Tras Netsky era turno de la sesión más oscura que pudimos presenciar. Kasra y Emperor hacían acto de presencia presentando su Critical Soundsystem, y trayendo un neurofunk que hizo temblar la carpa durante hora y media, y que nos hizo cambiar el chip completamente. El contraste de las sesiones de Netsky, Kasra y Emperor, Borgore y Fant4stik fue tremendo, lo cual nos gustó puesto que no aborrecimos ningún estilo durante la noche. Tras el Critical Soundsystem decidimos tomar un respiro (cuatro días de festival se notan) para ver algo de Tiësto. El holandés supo darle al público lo que buscaba y ofreció una sesión con sus últimos temas, pero también tirando para clásicos como su 'Adagio For Strings'. También demostró que está al tanto de los sonidos más actuales y apostó por algo de bass house, al igual que han hecho gran cantidad de artistas durante el festival.

Sin duda alguna, poco podemos decir que no sepáis de esta edición. Tanto Dreambeach como Weekend Beach han sido un éxito absoluto. Uno de los mejores line-ups del país tuvo una acogida brutal por el público, y se notó durante todo el festival, de principio a fin. Otro año más, encantadísimos con el resultado del festival. Estamos deseando ver cómo desempeñan su sexta edición. 




  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Publicar un comentario

Item Reviewed: #CRÓNICA: Así vivimos el quinto aniversario de Dreambeach Villaricos Description: Dreambeach Villaricos Festival Spanish Bass Music Techno Hardstyle Hardcore Trance EDM Rating: 5 Reviewed By: David Vázquez Gutiérrez